Boulevard Ensanche de Vallecas

Programa Life. Mediterranean Veradahways. Boulevard en el Ensanche de Vallecas. Segundo premio.

 

Lugar:   Ensanche de Vallecas, Madrid, España

Tipología:   Planificación urbana

Autor:   Izaskun Chinchilla

Diseño gráfico:   Ismael García Abad

Colaboradores:    Carlos Jiménez Cenamor, Daniel Ibáñez Moreno

Fecha:   Periodo de diseño 2004

Premios/Publicaciones:   Segundo premio en el concurso

 

Esta propuesta responde a una convocatoria de la Empresa Municipal de la Vivienda de Madrid en alianza con el programa europeo ‘Mediterranean Veradahways’ para reurbanizar uno de los bulevares del ensanche de Vallecas. La propuesta redactada pretende reflexionar sobre la naturaleza del espacio público en el ámbito de la democracia participativa. Concebimos el espacio público como un soporte material, perceptivo y formal que representa a todos los agentes de la ciudad: los ciudadanos, las asociaciones vecinales, las instituciones o las administraciones son algunos de ellos. Pero no solo pensamos en los humanos, también pensamos en la naturaleza, en la energía o en la información como partes constitutivas de la ciudad que hay que representar y ‘proteger’. Nuestro espacio público es un pequeño parlamento. Por una cuestión instrumental, y siguiendo la pauta de muchos autores, agrupamos a estos agentes en “esferas ” a las que afectan de forma desigual diferentes fenómenos. El diseño se orienta a proteger y preservar los derechos de cada una de esas esferas. Una primera clasificación sería:

Esfera A: Natural 1 (vegetal y edafológica). Sus representantes en el espacio público serán principalmente parterres, alcorques y presencias vegetales.

Esfera B: Infraestructuras. Sus representantes en el espacio público serán arquetas, farolas, terminales, lugares de registro o equipamientos, entre otros. Estas son las conexiones que el espacio urbano prevé con las infraestructuras y con las energías canalizadas.

Esfera C: Umbral del espacio privado. Ventanas, fachadas, portales y otros puntos de conexión son las interfaces tradicionales del espacio privado. El proyecto pretende ampliar la capacidad de representación de la esfera privada, de los intereses de los residentes utilizando, por ejemplo, el mobiliario urbano y permitiendo la gestión cambiante del espacio de circulación.

Esfera D: Natural 2. Meteorológica. Puntos de captación de energía in situ, medidores y elementos que facilitan la interpretación del clima son las interfaces entre el espacio urbano y otro tipo de naturaleza no edafológica ni vegetal sino meteorológica principalmente. Los antes citados ponen en comunicación espacio urbano y naturaleza no domesticada.

Funcionalmente, el espacio público propuesto, se definiría por incluir un número creciente de representantes de las diferentes “esferas de realidad” y por fomentar las relaciones entre esas entidades mediante programas de acción e intercambio. Estos mecanismos de acción serían la Compensación, la Restitución y la Participación. Pretendemos compensar desigualdades injustas: ¿por qué los vehículos protagonizan y tienen prioridad en el uso del espacio público?, ¿por qué la calle se considera fundamentalmente un espacio de paso?, ¿por qué se da prioridad a las actividades productivas frente a las reproductivas?. También pretendemos restituir parte de los paisajes primigenios de la zona, originalmente una cuenca fluvial. Hemos estudiado los paisajes locales y hemos incluido en el proyecto los componentes más compatibles con la vida urbana y que más contribuyen a la conservación natural. Por último, hemos idea un espacio público que permite una participación ciudadana diaria, pudiendo reorganizar las áreas destinadas a diferentes usos.

La propuesta material consiste en dividir los más de 50m de ancho del boulevard en más de 10 carriles separados por bandas de paisajes. Esas bandas de paisaje y la ubicación de los carriles más cerca del margen izquierdo, derecho o del centro de antigua calzada generan diferentes situaciones de soleamiento, ventilación y habitabilidad. Una señalética similar a los indicadores de autopista que comunican la apertura o cierren de carriles permite al ayuntamiento y a las comunidades de vecinos cambiar los usos de cada carril. Parte de los carriles que durante las horas puntas de los días de la semana se usaban para tráfico se usaran para peatones, para bicicletas, para práctica de deportes o para juegos destinados a edades concretas. Los carriles con mejor soleamiento, temperatura y humedad en cada momento se destinan al uso no vehicular. A los coches les dejamos el carril menos acondicionado en cada estación.

.

Como encontramos el bulevar semiurbanizado cuando se convocó el concurso, lo dividimos en tres tramos según el nivel de consolidación de la urbanización. En cada uno de los segmentos primaría uno de los mecanismos de acción. Comenzando por el Norte, donde las obras de urbanización estaban prácticamente finalizadas, el mecanismo de acción más importante sería el de Participación ubicando, por ejemplo, zonas para jardinería vecinal. Las dos manzanas siguientes hacia el Sur, primarían al mecanismo de restitución, cuidando especialmente la construcción de áreas de paisajes con suelos que permiten la escorrentía natural y especies autóctonas así como las técnicas de climatización pasiva propias de las ciudades mediterráneas. En el tramo más próximo al Parque de la Gavia, donde no existía urbanización previa, se acentúan los mecanismos de compensación permitiendo un cambio de uso intenso y fluido y una gran capacidad de convocatoria para acciones sociales.

 

 

planta alargadaBVALLECAS04BVALLECAS02BVALLECAS01

 

BVALLECAS03