Mercado en Sanchinarro

Competition for the Market of Sanchinarro, Madrid

 

Lugar:   Madrid, España

Uso del edificio:   Equipamiento público

Autor:   Izaskun Chinchilla

Colaboradores:   Mórula_collective.(Diego Blasco, Iker López, Gustavo Pérez, Carlos García, Álvaro Aparicio, Alejandro Londoño), Manuel Pascual

Date:   Periodo de diseño 2008

 

San Chinarro es un ejemplo perfecto de esos espacios que no existían en el pasado, de los que hablaba Marc Augé en su trabajo Los No Lugares, Espacios del Anonimato y que ahora aparecen como destino innegable del hombre contemporáneo. Lugares que no son capaces de generar identidad, pertenencia y riqueza patrimonial, que dependen estrictamente del uso del vehículo privado y que se han visto desprovistos de la dimensión antropológica y la complejidad de la ciudad tradicional convirtiéndose en islas homogéneas y carentes de espíritu. Frente al no lugar, este proyecto pretende generar un ancla identitaria mediante la construcción de un icono reconocible que congregue la actividad social, las reuniones, las citas, las palabras coloquiales para designar al barrio. Tratamos de construir la identidad del lugar y de sus usuarios por medio del icono, siguiendo muchas de las enseñanzas de Robert Venturi y Denis Scott Brown cuando hablaban de la arquitectura de las Vegas. El icono elegido es una huevera, de carácter casi universal y que nos vincula con el universo simbólico de lo doméstico, de lo tradicional, de lo barato y que además permite ventajas funcionales como la modularidad, la agregación, el crecimiento o la disminución.

La satisfacción de requerimientos sostenibles son otro gran objetivo del proyecto de esta propuesta. La definición de sostenibilidad que manejamos no se limita a la gestión energética o a la aplicación de principios bioclimáticos. Entendemos la sostenibilidad como un estadio organizativo superior, que afecta a todas las decisiones de proyecto y que tiene en cuenta no sólo los valores que se materializarán en la inauguración del edificio sino los que continúan actuando en el conjunto de su vida útil y la del resto de circunstancias a las que afecta. Así no investigamos solo en el uso de las energías renovables, sino que, además y fundamentalmente, proponemos una revisión crítica de nuestro abuso energético. El confort que esperamos encontrar en las arquitecturas de muchas partes del mundo no es necesario fisiológicamente, no es sostenible y, además, no es apreciado por la población local. Hay que preguntarse si es tan grave comprar con abrigo en invierno o si necesitamos multiplicar la energía para conservar un yogurt exhibiéndolo en expositores abiertos.

En la investigación preliminar, identificamos y describimos diferentes tipos de puestos que recuperan la tradición de las plazas abiertas, los mercadillos, las mantas de venta callejera, las cestas, los carromatos de venta ambulante…y otras formas de mercado de bajo consumo energético.

Con esta experiencia introducimos muchos tipos de espacios climatizados: los que solo afectan a la conservación del producto, los que solo afectan al cuerpo del trabajador, los que solo afectan al cuerpo del visitante o los que van afectando en parejas o tríos a los grupos anteriores. Huimos de espacios con climatización genérica o acrítica. La especificidad entre lo climatizado y su envolvente nos permite adaptar cada puesto a los productos vendidos. Esto nos daría oportunidad a colaborar, en términos de I+D, con muchas industrias que dan soluciones particularizadas a la conservación de cada producto.

Por último, usando los términos tal como lo hacían Rowe y Slutzki, proponemos es que nuestra planta baja y la de cubiertas sean transparentes al parque en un sentido literal y la organización modular y la precognición de la forma de la huevera provoquen una cierta transparencia fenomenal. El equipamiento se comporta como un edificio transparente en el entorno y da pistas a los usuarios para que su intuición sea eficaz a la hora de moverse y usar el espacio.

 

 

SANCHINARRO03SANCHINARRO02SANCHINARRO06

 

 

SANCHINARRO011