Museo en Tomihiro

Concurso de ideas para el nuevo museo de Tomihiro en la preceptura de Guma

 

Lugar:   Tomihiro, Japan

Uso del edificio:   Usos culturales

Autor:   Izaskun Chinchilla

Colaboradores:    Ismael García Abad

Fecha:   Periodo de diseño 2003

 

Descubrir y observar no siempre significan lo mismo. La propuesta que se lanza en este lugar, destinado al entendimiento de la obra del artista japonés Tomihiro, persigue una abundante interactividad obra-público. Buscamos que el público no pueda limitarse a ver, si no que tenga que descrubrir y sentir. En distintas ocasiones se presenta un formato que permite ser interpretado, manejado, utilizado y entendido desde diferentes perspectivas, buscando que el visitante identifique sus intereses con los de la obra. Estos formatos se convierten en una interface eficaz para que acción y descubrimiento se produzcan de un modo personalizado y dirigido, para que, en última instancia, el visitante se convierta en un usuario de los medios que el museo pone a su disposición para construir su propia experiencia perceptiva y para dejar su huella.

Con este objetivo se han revisado los objetos materiales implicados normalmente en el uso de un museo: los tickets de entrada, las barandillas que evitan la cercanía excesiva, el circuito de video vigilancia, los suelos sobre los que se camina y la paredes que se tocan, los lugares en los que ejercer la crítica y la opinión o los souvenirs. A estos y a otros nuevos soportes se les ha dotado de un formato interactivo.

Con la intención de que los visitantes descubran y entiendan cómo y por qué fue ideada la obra de Tomihiro y aprovechando el enclave donde esta obra se produjo se propone una experiencia de percepción paralela entre los dibujos y poemas de Tomihiro y la naturaleza real que él tomó como modelo. Se propone en primer término la restauración de la naturaleza que rodea al museo y su señalización y balizamiento para que se identifiquen las especies, se relaciones entre sí, se pueda interpretar que flores y plantas necesitan luz y agua. Se posibilita además que en la restauración y mantenimiento de esta naturaleza circundante participen los visitantes. Un buen ejemplo de este punto son los tickets de entrada. En los tickets se han ubicado dibujos realizados por Tomihiro y semillas reales de las especies mostradas en los dibujos. Se invita el visitante a que lea las necesidades y la interpretación cultural asociada a cada especie y que encuentre el lugar adecuado para plantar dicha especie en el jardín circundante.

Para las piezas arquitectónicas proponemos una construcción fragmentada, donde ninguna arquitectura sea de gran tamaño, donde ninguna unión se haya hecho definitiva. Esta arquitectura prevé su propia extinción pacífica. Su desaparición no deja huella alguna en el territorio. No hay cimentación extensa, casi no hay movimiento de tierras, no hay soldaduras: se trata de una construcción que pronóstica su propio desmontaje. Es una arquitectura construida con más acciones que muros. Se trata de crear una trama argumental que proponga una serie de actitudes, situaciones o vivencias participadas. Una arquitectura que se construye especialmente de acción planificada, acción interpretada o acción espontánea de los visitantes en el medio. Lo determinante es el argumento de qué se va a hacer, la construcción sólo dispone los medios necesarios. Los cerramientos se comportan como un móvil inestable y los pilares se postesan rellenándolos con materiales de desecho de la zona.

 

TOMIHIRO06TOMIHIRO05TOMIHIRO04

TOMIHIRO03TOMIHIRO01